Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Mar 14, 2013 in argentina, innovación educativa | 4 comments

Buenos Aires

Buenos Aires

Siempre que vengo a la Argentina Buenos Aires me pide que me quede. Me susurra suave en el grito de la elle, de la ese y de la ce, aunque me arrepienta en la mirada de la porteña el día después de permanecer. La porteña es la única mujer del mundo que te seduce con su desprecio; don juan femenino incorregible, hija de españoles e italianos, siempre con doble nacionalidad, esperando que por fin, llegue el ansiado desencuentro amoroso para quererte. El porteño es un flaco, urbanita y latinoamericano de sangre europea. Ciudadano indígena con sonrisa impertérrita que vive en la impaciencia de que ocurra el próximo desastre para emprender un nuevo proyecto, el que funcionará definitivamente, hasta el siguiente. Los dos se juntan en un tango de ocho pasos. Uno, dos, tres, cuatro, tres más y “sandwichito”, pie contra pie, ella gira y cree tomar impulso por sí misma en la doma de su compañero. En ese preciso momento, sugerente, es cuando se reconocen.

Si en Buenos Aires quieres jugar a ser porteño sonríe al borde de tu abismo, piropea a dos amigas, seduce a la primera y coquetea con la segunda, receta para tu fidelidad. Solo a partir de dos podrás serle fiel a una. Buenos Aires es la catársis de un millón y medio de argentinos, hombres ellos inseguros. Y es una catársis deliciosa a la que he venido a contribuir con la mía propia, porque de lo contrario ya me hubieran echado, pero ella me pide que me quede.

La neurosis bonarense es la única neurosis saludable, psicopatía aún por diagnosticar. Orgullo de Freud si levantara la cabeza, ha llegado a conquistar hasta el mismísimo Espíritu Santo, contagiado ayer de papado argentino. Geográficamente localizada y sabiamente desorganizada te dispone para ser feliz. De síntomas confusos pero clarividentes, Buenos Aires afecta a cerca de tres millones de personas. Es la ciudad de la Argentina bipolar donde todo pasa en capital. El resto es provincia desechada. El interior, firmemente enraizado a su pasado como país, en ocasiones se avergüenza de su otra mitad en el Río de la Plata.

Buenos Aires es una ciudad de refugiados, poblada por ciudadanos que no le corresponden pero que quieren permanecer acá, desechados de su origen. Europeos y latinoamericanos, o ni europeos ni latinoamericanos, futboleros y políticos, lo único que tienen en común es que todos son peronistas. En este campamento urbanita poblado de medianeras, el imaginario colectivo te obliga a narrarte de nuevo, como si no existieras antes de llegar acá; porque Buenos Aires te volverá a narrar a menos que sepas quién eras cuando llegaste. Te lo pide de soslayo en la voz del taxista-psicoanalista, en la del camarero y el bibliotecario, en la del viejo junto al asador que te seduce con la anatomía imposible de una vaca en chinchulines, matambre, vacío, picada, mollejas y bifes. Te lo recordarán en cada conversación, hasta tu vuelta, obstinados por decirte quién eres y por qué debiste quedarte.

Buenos Aires me sube la inflación y me devuelve saldo positivo. En lo poco que valgo gano mucho, hinchado de amigos, conversaciones y presente que renuncio a convertir en recuerdos reservando mi pasaje de vuelta para el próximo febrero. Y en la neurosis compartida de la literatura que irradian Corrientes, Palermo, Once, San Telmo, Boca, las milongas, los asados, los filetes serigrafiados, la Recoleta y el Obelisco, me expropiaron mi razón, la mía de europeo, la que ellos guardan acá para excusarte el expolio de hace mil años con el encuentro entre el viejo y el nuevo continente, solo perdonado si te rendís a sus encantos, como una voz desconocida que te narra, incógnita de Héctor Tizón en La mujer de Strasser, para decirte quién eres y quién vas a dejar de ser desde la última vez que se te contagiara Buenos Aires.

 

4 Comments

  1. Yo también quiero..
    Qué lindo escrito!
    En el primer párrafo ya estaba entregada a ese maravilloso paraíso..
    Tengo pendiente una carta.

    • el próximo proyecto te toca prepararlo a ti ;)

  2. En portugués: sublime! lindo! poético! literário! Como escreves, Alfredo! Que BEM descreves! Parabéns! :)

    • obrigado!

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>