Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on May 2, 2013 in alianza educativa, colombia, comunidades de aprendizaje, innovación educativa | 0 comments

La historia de una alianza educativa

La historia de una alianza educativa

La Asociación Alianza Educativa tiene sus objetivos puestos en las altas expectativas de sus estudiantes. Esto significa que no importa el origen, sino el esfuerzo que mutuamente comparten para hacer realidad sus proyectos vitales. En las escuelas de la Alianza Educativa nueve de cada diez alumnos finalizan el bachillerato. Es la experiencia de éxito soñada por un país donde más de la mitad de sus alumnos no logran acceder a estudios de educación superior. Un dato que implica un gran lastre socioeconómico, ya que se nutre de las familias en los estratos de población más desfavorecidos, acrecentando la -cada vez mayor- brecha entre ricos y pobres. Por eso, la experiencia de Alianza Educativa resulta tan peculiar no solo por su origen, sino también por su proyección.

Hace más de doce años, un equipo de profesores y directores de los colegios privados San Carlos, Nueva Granada y Los Nogales, con el apoyo de la Universidad de los Andes, decidieron participar en la concesión de varias escuelas localizadas en las zonas más pobres de Bogotá. Para hacernos una idea rápida sobre esta modalidad legislativa, el modelo de concesión colombiano se parece a lo que entendemos por la concertación en España. Salvando las distancias. Mientras que en España, la concertación es más estable en el tiempo y el Estado se encarga de la partida del pago a los profesores, al margen de la partida destinada a otros gastos que llega directamente a los colegios; en Colombia, la concesión dura un tiempo limitado con posibilidad de renovación y el monto general de gastos de todas las partidas se dirige, en su totalidad, a la institución, quien es la encargada de su gestión.

De este modo, los centros privados creadores de Alianza Educativa lograron la concesión de cinco escuelas públicas situadas en las zonas periféricas más deprimidas de Bogotá. La pregunta que cabe hacerse es con qué propósito unas escuelas privadas con muchos recursos y de gran éxito, estarían interesadas en gestionar escuelas con grandes dificultades y tasas de abandono escolar aun más grandes. La respuesta es soñadora y ejemplificante a partes iguales: con el deseo de transformar la sociedad replicando el modelo pedagógico que tan buenos resultados había generado en los colegios privados. Un modelo que proyecta sueños y los convierte en realidad.

El proyecto de Alianza Educativa es una experiencia que demuestra cómo es posible lograr calidad e innovación cuando se toman las decisiones adecuadas. Decisiones que no dependen tanto de elementos cuantitativos, como los recursos físicos y económicos, puesto que en estas cinco escuelas públicas estos recursos se encuentran en igualdad de condiciones que en cualquier otra, sino en cambios cualitativos, los referentes a la metodología que, día a día, ocurre en el aula. Y lo lograron. Después de doce años de duro trabajo y sabias decisiones metodológicas, estudiar en un centro de la Alianza ha cambiado por completo la vida de sus alumnos.

El modelo pedagógico de Alianza Educativa cuenta con una buena capacitación y el seguimiento de sus profesores durante todo el año. Por otro lado, ha generado un programa de atención para alumnos con necesidades especiales que simpáticamente, tituló “Superaula” y ha apostado por el aprendizaje cooperativo y por diversificar las herramientas de evaluación. Además, trabaja con el modelo de ajedrez en el aula, con el programa de debates escolares de Naciones Unidas y con el programa para jóvenes científicos Le main à la pâte, impulsado por el Premio Nobel de Física, el francés Georges Charpak.

 

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *