Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Feb 7, 2013 in innovación educativa, plan ceibal, uruguay | 4 comments

Maestro ceibalito

Maestro ceibalito

A Agustín Zubiaga le han apodado el maestro ceibalito. Un mote un tanto raro éste, sobre todo si se trata de encumbrar a un adolescente de 15 años como maestro y tanto más con maestro ceibalito,  nombre que no se proliga mucho fuera del Uruguay. A ver quién de ustedes lo entiende- como me dirían acá. Pero en Montevideo y en este chiquito país de tan solo 3,4 millones de habitantes, todos conocen de sobra la marea de ceibalitos que inundó las calles, casas y escuelas cuando llegó el Plan Ceibal y una computadora XO para cada niño hará ya unos 6 años. A las pelotas y los boliches en las calles, los gurises sumaron sus computadores de un verde intenso y una X de color a la espalda de su pantalla.

Agustín Zubiaga ha pasado a las portadas de todos lo periódicos por ser uno de los ganadores del concurso Google Code 2012, un crack de la programación que ha sido reconocido por Google con este premio el mismo día que visito personalmente la sede del Ceibal y entrevisto a Miguel Brechner. Recién aterrizado y con el Sol de verano implacable en el cielo, la carretera del aeropuerto a la ciudad se cruza a medio camino con el Laboratorio de Tecnología Avanzada de Uruguay, una de las sedes del plan. Digo una porque ahora el Ceibal podría estar en cualquier lugar con sus cerca de 4.000 puntos de conexión en todo el país y una plataforma de contenidos educativos abierta que se nutre de software de todas las áreas curriculares destacando las iniciativas estrella de este año: el maletín de robótica y los cursos de inglés con apoyo por videoconferencia.

En el año 2007, el Plan Ceibal se bautizó con la entrega de una pequeña remesa de unos 250 ordenadores en las zonas más desfavorecidas del interior del país y un equipo de 7 personas dirigidas por Miguel Brechner con un plan directo que dependía únicamente de la Presidencia del Gobierno, saltando incluso la cartera del Ministerio de Educación, lo que agiliza políticas y salva cambios de gobierno que han asegurado la permanencia y estabilidad del plan. Tres objetivos firmes estaban entonces a la cabeza del programa, conseguir que una computadora se convirtiera en una herramienta de inclusión social, equidad e democratización tecnológica de la sociedad, comenzando por las clases más desfavorecidas y las más jovenes a un tiempo. De este modo, en las escuelas del siglo XXI el teclado se ha convertido en el arma de nivelación social por excelencia y con unos presupuestos austeros que no rebasan la inversión media del 5% del PIB en inversión educativa de los países de la OCDE.

La computadora en cuestión, la XO, es un cacharro de alta tecnología que soporta todos los medios y a un precio que ronda los 100 dólares. Un ordenador de un color verde de aspecto ciertamente marciano, pero paradójicamente de corte muy juvenil, y con una capacidad de conexión poderosamente marciana también. Igual se conecta a Internet desde el desierto, que en la selva, con un sistema operativo propio, software gratuito, una sostenibilidad energética que hace que sus baterías aguanten muchas horas de conexión y una carcasa protectora que cuando cae al suelo deja un bache, -y esto se lo he visto a hacer yo mismo al propio Negroponte en alguna de sus presentaciones para demostrar la robustez del aparato- El programa nace de la genialidad de la iniciativa 1LaptopX1child pero toma su propio cariz uruguayo cuando se implementa en estas tierras.

Al leer estas líneas quizás recuerden haber oído hablar de otros planes de escuela 2.0 e iniciativas varias de introducción tecnológica en las aulas, pero de alguna manera el Ceibal los ha ido dejando atrás demostrando su éxito en el tiempo. A la vista están las cifras que aparecen en la imagen explicativa que te recibe al entrar en la corchera de su entrada: hasta el año 2012, 500.000 computadoras entregadas en todo el país, cerradas en su propio sistema operativo y monitorizadas de tal modo que no se permite su compra-venta en ningún tipo de mercado alternativo ni oficial, el aumento significativo del número de internautas en todo la sociedad, el contagio de lo digital de las generaciones más jóvenes a las familias con su introducción a la participación en red y una completa plataforma de contenidos educativos, que suministra a estas enigmáticas computadoras no solo de servicio técnico y arreglos, sino de contenidos para todas las edades que previamente se han implementado en centros pilotos para lanzarse después, a nivel nacional.

Visto de este modo, ¿es o no es un honor ser nombrado maestro ceibalito?

4 Comments

  1. Alfredo gracias por todos tus aportes. Sólo una corrección a las computadoras se les llama XO.

  2. Gracias Alfredo! estuve en el proeducar, soy directora de escuela pública las piedras, de contexto muy crítico. Llevamos un proyecto con dificultades, pero en proceso, de alfabetización digital. Es verdad que las XO son adecuadísimas a los niños. Me interesa poder incorporar los programas para medir la humedad y la temperatura ambiental, ya que la escuela es parte de un parque forestal.

  3. debo hacer dos correccciones ya que soy docente y he estado en la cocina de este plan la bateria no dura dias sino pocas horas y la carcaza no es indestructible de hecho el dolor de cabeza mayor han sido las roturas por golpes y caidas pero no queremos ver el arbol sino el bosque , creo que el objetivo mayor el mas ambicioso y de alguna forma increible ,que fue el contacto con el mundo informatico y el manejo de una computadora por dos generaciones,de la mano de la mas joven, esta mas que cumplido

    • gracias por los comentarios amigos! correciones hechas y conclusiones anotadas 😉

Trackbacks/Pingbacks

  1. Maestro ceibalito - Educacion enpildoras.com - [...] LEER NOTICIA COMPLETA [...]

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *