Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Apr 29, 2013 in aprendizaje cooperativo, colombia, escuela nueva, innovación educativa | 1 comment

¡Qué viva el aprendizaje cooperativo!

¡Qué viva el aprendizaje cooperativo!

El aprendizaje cooperativo no deja indiferente a nadie. Cuenta con acérrimos defensores, quienes saben de sus virtudes como catalizador de habilidades académicas y sociales, y con detractores desconfiados, aquellos que lo probaron y salieron esquilmados por los malos resultados, o el desorden en el aula y las quejas porque “éste y aquel otro no han hecho nada de todo el trabajo, profe” o porque “Estimado profesor (frases de halagos preliminares pero confusas, que avisan del peligro inminente) ¿cómo puede ser que mi hijo tenga que compartir tareas con Pepito, semejante…? ¡Habráse visto! Atentamente, Sr. García”.

Lo cierto es que el aprendizaje cooperativo es mucho más que juntar a los alumnos en grupos y entregar un trabajo después de un tiempo dejándoles a su libre albedrío. Tampoco se trata de una actividad concreta por parejas que utilizamos en un momento de la clase para intercambiar opiniones. De hecho, ¿quién por su propia experiencia en el trabajo o en sus estudios, -mejor no entrar a poner ejemplos de las comunidades de vecinos- no ha sido consciente de que simplemente, compartir objetivos en grupo no es lo que se entiende por trabajar en equipo? Cuando en la escuelita La Cabaña el aprendizaje y la enseñanza se organizaban de forma cooperativa, la naturalidad del proceso no impedía descubrir una serie de elementos imprescindibles que garantizan el éxito del modelo de círculos activos.

El aprendizaje cooperativo engloba un conjunto de prácticas que aseguran la auténtica cooperación entre los miembros de un grupo. Estas prácticas permiten que todos los miembros alcancen los objetivos con éxito, a la vez que brindan la oportunidad de desarrollar numerosas habilidades y actitudes, más allá de los aprendizajes exclusivamente académicos. Aprender haciendo uso de estrategias cooperativas es una de las habilidades imprescindibles del entorno laboral y educativo del presente, no hay que recurrir al futuro para enfatizar su modernidad. Ya sea en la selva de Colombia o en tu ciudad, es necesario introducir de forma eficiente el aprendizaje cooperativo en las escuelas, porque los beneficios de desarrollar con éxito este modelo son, a todas luces, considerables en lo cognitivo, en lo emocional y en lo social para los alumnos y el conjunto de la escuela. En este sentido, como ya hemos visto, el modelo de círculos activos es una oportunidad exportable en todo el mundo, también para ti.

Al igual que en la naturaleza, aquellas instituciones que desarrollan modelos de trabajo cooperativo se enriquecen creando experiencias de inteligencia compartida y de liderazgo distribuido, los dos ingredientes imprescindibles en el caldo de cultivo generador de toda innovación institucional. La innovación, sabia como la naturaleza, solo crece cuando se coopera. Es muy grato observar como los más jóvenes, fans de crear, compartir y colaborar en red y en la red, han enseñado a las instituciones que la cooperación abierta, dentro y fuera de cada entidad, es la herramienta más idónea para generar innovación. De algo más que una moda juvenil, se ha creado un mantra que resuena cual reloj, en todas las teorías de desarrollo institucional: TIC-TAC, TIC-TAC, TIC-TAC… en sus siglas, tecnología de la información y la comunicación y tecnologías para el aprendizaje cooperativo. Ahondemos ahora en las segundas, sin perder de vista las múltiples experiencias en las que hemos abordado las primeras.

Las investigaciones de Johnson&Johnson, pioneros en profundizar sobre los beneficios educativos del aprendizaje cooperativo, vienen confirmando el modelo en la práctica desde los años sesenta. Los hermanos no dejan lugar a dudas. Cuando el alumno es el profesor, enseñando se aprende más y mejor. Como dice el proverbio inglés: “to teach is to learn twice”. De hecho, a raíz de la publicación de su libro, El aprendizaje cooperativo en el aula, y la sucesiva puesta en práctica de sus propuestas en escuelas por todo el mundo, los resultados de las investigaciones internacionales no han hecho más que confirmar las hipótesis. Aprender de forma cooperativa mejora la implicación de los alumnos en su propio aprendizaje y por ende el rendimiento, aumenta el tiempo de dedicación y la motivación sobre las tareas, produce una consecuente mejora en los procesos de comprensión y es el sistema por excelencia para la integración de la habilidades sociales en todas las áreas y contenidos del currículo. Habilidades que se hacen vivas en el reparto de tareas, en el respeto de los turnos de palabra, en la dinamización de conversaciones, en el apoyo al compañero y en una larga lista de ejemplos. “Estimado Sr. García: aprender cooperando con Pepito le hace mucho bien a su hijo, tanto en su desarrollo académico como emocional y social. Atentamente, la profe”.

1 Comment

  1. hola, me parece muy acertada e interesante la propuesta del reloj jajajaja, sabes soy nueva pedagoga, acabo de graduarme y creo firmemente que la educación debe estar en constaten correteo con las TICs y por supuesto con las TACs jajaja, no hablemos del futuro incierto, mas bien de las experiencias que estamos teniendo con los jóvenes y niños de hoy, apenas encontré este espacio, me resulta muy bueno, gracias por compartirlo.

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¡Qué viva el aprendizaje cooperativo! | PsicoEducación - [...] See on Scoop.it – Aprendizaje colaborativo – cooperativoEl aprendizaje cooperativo no deja indiferente a nadie. Cuenta con acérrimos defensores,…
  2. La creatividad conquista la escuela | escuela21 - [...] se hace un hueco con el enriquecimiento metodológico, la evaluación auténtica del aprendizaje y el aprendizaje cooperativo, que junto…
  3. Cooperar en clase= Cooperar en la vida | Noelia López-Cheda - [...] http://www.escuela21.org/que-viva-el-aprendizaje-cooperativo/ [...]
  4. Aprendizaje cooperativo con Alfredo Hernando - Escola Amadip Esment - […] Si quieres leer mas acerca de aprendizaje cooperativo haz clic aquí. […]

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *