Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Feb 18, 2013 in escuela 2.0, innovación educativa, plan ceibal, uruguay | 0 comments

Un día en el Ceibal

Un día en el Ceibal

 

El Ceibal se encuentra en el edificio de Los Ceibos. El Laboratorio Tecnológico del Uruguay está disfrazado de Parque Natural. Un nutrido grupo de edificios configuran un parque de innovación digital que se define no tanto por sus empresas, sino por los nombres de distintos árboles con los que localizar a cada edificio. Quizás quieras ir al Museo de las Ciencias, y tendrás que guiarte por las señales que te dirigen más allá de Las Acacias, entre Los Abetos y Los Robles, más allá del Ceibal o IBM. Un curioso nexo entre realidad y virtualidad, árboles edificio donde crecen y florecen frutos hardware y software.

Así pues, Los Ceibos te reciben con la bienvenida que ofrece la estrella ondulada de cinco puntas verdes y centro rojo, presente en techos, suelos y paredes, que marca un nuevo territorio, has entrado al Plan Ceibal y su logotipo te saluda. En las paredes, la cartelería muestra familias sonriendo, niños a caballo, adolescentes tumbados en pasillos y otros más aplicados con la mano bien alzada en el aula, pero todos con algo en común, en todas las escenas el nexo de unión es la computadora XO verde, la misma que maneja el conserje sentado en taburete y mesa alta a modo de barra de bar, y cerca de los biombos cristalizados que difuminan un futbolín donde juegan varios empleados, excentricidades lúdico festivas que Google ha enseñado al mundo sobre recursos humanos.

Sentirse en el Ceibal es como respirar la inquietud de una start-up que ha crecido hasta llegar a 250 empleados con una edad media de 32 años y con el beneficio de ser respaldada directamente desde la Secretaría de Presidencia logrando consolidar la marca Ceibal, más allá de lo que ocurra en el sistema educativo o con los cambios de gobierno. Así que no es extraña la presencia del futbolín, o la de papel continuo y pizarras llenas de garabatos que son caldo de ideas. Hay actividad y dinamismo pausado. También hay tilo. Así dicen varios cubos colgados del techo. Tilo, una infusión que se usa para relajarse e integrar ideas en la confusión del pensamiento. De nuevo, lo digital y lo natural, varios cubos de colores “hay tilo” decoran las salas, un “hay tilo” como concepto real de calma y sosiego en el pensamiento pero que acá se ha materializado en el concepto de un cubo, un bit, el cubo-bit, el cubo-tilo, el tilo-bit. De nuevo, de natural y digital.

En la primera planta, praderas de jóvenes compartiendo mate y sonrisas leen infografías y otros datos animados en pantalla. Este es el Área de Gerencia Educativa, integrada por proyectos de desarrollo social y de formación y actividades educativas. La pradera de esta primera planta está rodeada por varias salas de reunión en sus laterales, vestidas de Post-its y cajas de cartón de todo tipo de dispositivos que nos recuerdan que ésta es, sobre todo, una iniciativa de inclusión social y equidad a través de la inclusión de la tecnología en las comunidades educativas. Porque el Ceibal ha supuesto sobre todo, un cambio de concepción del sentido de Internet y la computadora con la creencia de que no se trata de un privilegio, sino de un derecho, y que sus beneficios se contagian con facilidad. El virus del profesor que logra con capacitación o intuición introducir la computadora en el aula, alineada como herramienta que sirve para la personalización, participación y cooperación en el aprendizaje, se extenderá por todo el sistema, cambiando modos de estar y actuar en las escuelas y en las familias de estos alumnos. También en las familias, porque estas computadoras han permito salvar la brecha digital a muchos padres con menos recursos volviéndoles a situar en el centro de la sociedad uruguaya del siglo XXI en las acciones tan sencillas como imprescindibles de mandar un email, mejorar el currículo, chatear con sus hijos, vender y comprar por internet o acceder a mejores ofertas de trabajo.

La planta baja es quien se encarga de hacer que todo funcione correctamente, es el Área de Gestión Técnica, de I+D, de reparaciones y de conectividad, entre otras cosas. Gracias a este empuje y soporte tecnológico tiene sentido lo que acontece en la primera planta. Por ejemplo, debido a la mejora de la conectividad, ancho de banda y posibilidades de comunicación por vídeo, una de las experiencias pioneras de este 2013 es la de mejorar la enseñanza del inglés, gracias a dos encuentros semanales con un profesor nativo por videoconferencia directa en el aula. Además, las videoconferencias se complementan con la organización de contenidos y secuencias didácticas para la enseñanza de esta materia en la plataforma Ceibal, permitiendo a alumnos y profesores disponer de ellos en cualquier momento y de forma autónoma y pudiendo enriquecer el proceso de aprendizaje en la relación profesor-alumno, alumno-alumno o alumno-computadora. Este es uno de los proyectos estrella del año que me cuentan Mariana Montaldo y Martina Bailón, asistentes técnica del Área educativa.

El proyecto de Robótica es también clave para este curso, se puso en fase de pruebas el pasado año y ya ha multiplicado por tres su número de peticiones para usarlo en las escuelas. Se trata de un combinación inteligente de juegos de construcción con los software abiertos Scratch y Tortubot que permiten armar robots animados montados por packs especiales de Lego, con motores, ruedas y otras conexiones eléctricas de fácil manejo, guiados por las órdenes que pueden programar alumnos y profesores gracias a Scratch, bajo una filosofía de programación muy sencilla y con posibilidades para las áreas de matemáticas, computación, tecnología o física. Los pequeños robots obedecen a todo tipo de instrucciones al igual que obedientes coches teledirigidos, y permiten al profesor escenificar fórmulas físicas y relaciones matemáticas, o al propio alumno familiarizarse con el lenguaje de programación de un modo sencillo en informática e implementar sus propias mediciones y pruebas como parte fundamental en el desarrollo del método científico en otras áreas. Robots redondeados y autónomos que no dejan de sorprender en sus movimientos torpes pero eficaces, sin puntos de soldadura sino piecitas cuadradas que encajan a la perfección y que ofrecen gran flexibilidad en la creación y dirigidos directamente, a través de la conexión USB con la computadora, capitanedos por el niño a los mandos y el lenguaje de Scratch como guía de su colorida y obediente mascota digital.

Plataformas de contenidos, aulas virtuales para la formación de profesores, robots, pruebas de física, prototipos, proyectos de Design for change mejorados gracias a la tecnología, videoconferencias en inglés, evaluación digital de la competencia matemática de los alumnos, gratuidad de textos y libros digitales compartidos, primeras pruebas de tablets y portátiles híbridos en las aulas… todo esto es lo que se está generando al mismo tiempo en el Ceibal. En este rincón inventado y recreado como un Silicon Valley a la uruguaya han crecido motivados por la juventud, el mate y el convencimiento de que la mejora y la equidad social también pueden venir de la mano de una computadora.

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Un día en el Ceibal - Educacion enpildoras.com - [...] LEER NOTICIA COMPLETA [...]
  2. Un día en las escuelas más innovadoras de todo el mundo | escuela21 - [...] de Copenhague, las escuelas KIPP de Estados Unidos, la Fundación Escuela Nueva de Colombia, el Plan Ceibal de Urguay…

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *