Los 7 principios que todo Manifiesto Maker debería incluir para potenciar el aprendizaje

Recuerda que no se trata tanto del espacio o de los materiales, como de la filosofía. Te proponemos un manifiesto para que lo cuelgues en tu espacio de trabajo ¡Aprende a aprender con éxito construyendo!
COMPARTE

Índice de contenidos

Crea

Usa las manos, mánchate, coge las herramientas, siente los materiales, palpa sus diferencias.

Crear es lo que nos hace humanos. Aprendemos haciendo.

Sácate las manos de los bolsillos. Cuando empieces es importante no bloquearte pensando si está bien o está mal, necesitas prácticar.

Puede que no salga bien a la primera, pero el mayor peligro es no hacer nada.

Hay un momento para la planificación y el pensamiento y otro para la acción.

Construye. Llénate las manos de herramientas.

Colabora

Es muy probable que no trabajes solo. Si quieres llegar lejos en un proyecto es mejor ir acompañado.

Sin embargo, los viajes largos necesitan de buena organización. Concreta las tareas y los roles en los equipos, garantiza que el acompañamiento no es solo en las tareas, también en las rencillas emocionales.

Piensa que el modo en que colaboras con tus compañeros es mucho más importante que la nota. La calificación que os deis unos a otros quedará grabada en vuestra amistad.

Los 7 principios que todo Manifiesto Maker debería incluir para potenciar el aprendizaje.

Juega

Si no das con la forma de resolver una tarea, prueba a equivocarte de formas muy diferentes. ¿Qué pasaría?

Cambia de materiales y observa los resultados, ¿qué ocurre al cambiar solo una parte del proceso?

Jugar puede resultar una actividad tanto inspiradora como relajante.

¿Para qué sirve un reloj que no da la hora? ¿y un secador de pelo sin motor? Crea limitaciones extravagantes.

¿Cómo funciona un martillo sin mango? Experimenta con los materiales para probar sus posibilidades. Imagina usos rocambolescos. Cacharrea.

¿Cómo se usa un taladro en el espacio? Crea escenarios inverosímiles por el simple hecho de divertirte.

Celebra el aprendizaje jugando.

Descárgate el Manifiesto Maker en calidad para impresión y colocalo en tu aula

Comparte

Participa y muestra tus proyectos al resto de compañeros en pequeños grupos, pero también con toda la comunidad.

Aprovecha las oportunidades que brindan concursos o exhibiciones para llevar tus construcciones o cread vuestras propias convocatorias y exposiciones.

Al explicar el trabajo se aprende el doble. Además, descubrirás nuevas ideas que surgirán de tu propio discurso.

Expón tus ideas, el proceso y los resultados, al compartir se abren nuevos caminos.

Equípate

Presta atención a las herramientas. Cada herramienta cumple una función, de usarse para otra puedes hacerte daño tú o estropear el trabajo.

Experimenta con los materiales, respeta las herramientas. Asegúrate de conocer las normas de uso y no te guardes las herramientas en los bolsillos.

Estáte atento con las zonas punzantes, siempre se sujetan hacia el suelo y resguardadas.

Dispón de las herramientas que necesites o programa los proyectos de acuerdo a las herramientas de que dispones.

No te lances con proyectos sin las herramientas adecuadas.

No utilices herramientas para tareas donde no ayudan.

Siente el cambio

Una construcción es una secuencia de cambios. Quizás esperabas otro resultado y, sin embargo, el final te sorprende.

Lo más importante no son los comienzos, ni los finales, cada día es un conjunto de cambios. Abraza el cambio.

Reconcíliate con los imprevistos y los errores, son muchos los que aparecerán en tu proyecto. No trates de discutir con ellos. Piensa qué aportan y cómo continuar.

Anota los errores, evidencia los cambios que te han gustado y los que no. Todo eso formará parte de tu propio camino de aprendizaje.

Tu construcción va a cambiar mucho, tú también.

Aprende

Construimos para aprender.

Narra el proceso con tus propias palabras. Habla para pensar, piensa hablando. Comunica los pasos de tu trabajo para tus compañeros y para ti mismo. Las palabras te ayudarán a evidenciar tu progreso.

Dibuja, haz visible tu pensamiento. El pensamiento es sólido pero etéreo, se pierde si no lo atrapamos. Atrapa tu aprendizaje: garabetea tus pasos, crea tus propios esquemas y gráficos, externaliza cómo internalizas.

Pregúntate. Sabemos que aprendemos cuando la respuesta conduce a una nueva pregunta. Las preguntas son las raíces del aprendizaje, cada paso abre nuevas posibilidades. No importa no poder responder a todo, tenemos toda una vida para construir.

Cuestiona el contenido pero también tus competencias y tu aprendizaje:

  • ¿Qué he aprendido hoy?
  • ¿Qué obstáculos he encontrado y cómo los he resuelto?
  • ¿Qué preguntas he dejado sin respuesta?
  • En una escala del 1 al 10. ¿Cuánto he aprendido? ¿Por qué?
  • ¿Qué estrategias de pensamiento he puesto en juego?
  • ¿Qué es lo que me ha resultado más difícil de aprender? ¿por qué?
  • ¿Qué me ha ayudado para lograrlo y qué me he entorpecido?
  • ¿Sobre qué me gustaría seguir profundizando? ¿Qué he descubierto sobre la forma en la que aprendo hoy?
SI TE HA GUSTADO ¡COMPARTE!
PÍLDORAS DE INSPIRACIÓN
CharacterLAB: un proyecto para educar el carácter
El Liceo Jubilar de Montevideo: una escuela como motor del cambio social
Nuestro top 10 de experiencias reales para gamificar tu aula y tu escuela

Una semana de formación en nuestra sede para mejorar tus competencias docentes, generar sinergias con otros profesionales y escuelas y conocer las claves de buenas prácticas internacionales de escuelas en todo el mundo.