Escuelas21

La evaluación como celebración del aprendizaje: las Escuelas Lumiar de Sao Paulo

La evaluación auténtica es la mejor celebración del aprendizaje. Este tipo de práctica evaluativa es la que caracteriza un modelo de educación personalizada donde tanto alumnos como profesores, comparten la responsabilidad del aprendizaje en comunidad.
COMPARTE
La evaluación como celebración del aprendizaje: las Escuelas Lumiar de Sao Paulo

Índice de contenidos

Los «mosaicos de aprendizaje»

Las Escolas Lumiar de San Paulo en Brasil son tres colegios de educación primaria diferentes que comparten una misma máxima pedagógica: “los mosaicos interactivos e interdisciplinares son la base para la construcción del conocimiento”.

En estas escuelas no existen lecciones, ni horarios fijos, ni profesores a la vieja usanza, como a ellos les gusta explicar. Muy al contrario, los alumnos trabajan libremente en tres o cuatro proyectos distintos cada día, proyectos que han elegido previamente con sus tutores.

Las personas que les apoyan pueden ser tutores o especialistas.

Los tutores hacen un seguimiento más individualizado de los proyectos, mientras que los especialistas están a disposición de los alumnos que tienen la oportunidad de consultarles siempre que lo necesiten.

Los tutores garantizan el progreso de los alumnos ayudados por una matriz con la que observan, programan, califican, asesoran y miden los logros en las competencias clave para el siglo XXI. Una Matriz muy similar a la que descubrimos en nuestro viaje a Sidney y en la experiencia de la Paleta del Colegio Montserrat de Barcelona.

Las Escolas Lumiar se valieron del aprendizaje basado en proyectos para liderar su transformación y convertirse en escuelas21.

Un modelo participativo

En las Escolas Lumiar la participación en las decisiones de la escuela también es un elemento muy importante.

Cada mañana, todos los alumnos forman parte de la asamblea conocida como “El círculo”. Allí se toman decisiones sobre el día a día, como por ejemplo, la distribución de los espacios y los recursos, los horarios de algunas salas especiales y otras cuestiones sociales y de relacionadas con la actualidad escolar.

escuelas lumiar brasil
Las escuelas Lumiar cuenta con una plataforma desde la que poder acceder al mosaico interactivo que permite ver el progreso individual de los alumnos y del grupo, las expectativas de aprendizaje, el desarrollo de habilidades y el trabajo de contenidos se actualizan en el gráfico en tiempo real. Fuente Página web Lumiar Education

Evaluar no es la acción que protagoniza los finales, evaluar es el puente que regula el proceso de andamiaje y la construcción del conocimiento.

Un modelo de evaluación auténtica

Ayudados por estas matrices de programaciones y proyectos, construyen mosaicos interactivos e interdisciplinares en grandes aulas y con varios grupos de alumnos.

La evaluación se caracteriza, sobre todo, por la observación, el portfolio de cada proyecto, los productos finales, los diálogos con los tutores y en ocasiones, incluso por grabaciones en video que los alumnos se hacen a sí mismos, donde explican las decisiones que van tomando a lo largo de todo del proyecto.

La evaluación integral e integrada es lo que, en palabras de Ricardo Semler, uno de sus directores,“hace posible que todos nuestros alumnos tengan una nota de 10”.

La evaluación auténtica es la mejor celebración del aprendizaje. En el escenario de aprendizaje de toda escuela21 la evaluación es tanto una fiesta, como una calificación, un regulador de la práctica educativa, una guía, un compromiso, una prueba, una presentación, un cuaderno, un diario de aprendizaje y el acuerdo que concede autonomía para que alumnos y profesores guíen su interacción. Toda experiencia de evaluación es una oportunidad de aprendizaje.

Este tipo de práctica evaluativa es la que caracteriza un modelo de educación personalizada donde tanto alumnos como profesores, comparten la responsabilidad del aprendizaje en comunidad.

Esta evaluación dibuja una escuela para todos los alumnos y donde se intenta, por todos los medios, que cada uno obtenga el mejor resultado posible. Entender que somos distintos, que aprendemos de formas distintas y en la mediación con otros, implica una evaluación con distintas herramientas y formas de representación, continua y protagonizada por todos.

La evaluación es el proceso compartido en la reflexión y recolección de variadas evidencias de aprendizaje, tanto del proceso como de los productos, y que guía al alumno con objeto de hacerse más responsable y autónomo en cualquier decisión de su vida. Esta es la manera de entender la evaluación en una comunidad de aprendizaje personalizado.

En las escuelas21 evaluación y aprendizaje forman una entidad indisociable. Caminan juntos coordinando los cambios en la metodología, en el diseño de las experiencias y en el rol de alumnos y profesores. Evaluar no es la acción que protagoniza los finales, evaluar es el puente que regula el proceso de andamiaje y la construcción del conocimiento.

cursos y formación
¿Quieres una formación personalizada sobre evaluación formativa, competencial e inclusiva?
Diseñamos una experiencia de aprendizaje a la carta para ti y tu equipo.
escuelas lumiar brasil
Desde la página web "Lumiar Education" podrás localizar todas las escuelas que siguen este modelo educativo incluso agendar una visita. Fuente Página web Lumiar Education

7 Evidencias de una cultura de evaluación auténtica en la escuela

La identidad compartida de aprendizaje y evaluación en el escenario de escuela21 se manifiesta en:

  1. la comunicación de criterios y evidencias de evaluación con los alumnos, ayudados por diferentes representaciones que hagan clara y explícita su gradación,
  2. el aumento de los momentos de evaluación, distribuidos a lo largo de todo el proceso y ayudados por distintas herramientas que conviertan cada medición y oportunidad de valoración en una experiencia de aprendizaje en sí misma,
  3. la construcción de la calificación final gracias al resultado de distintas herramientas dirigidas tanto al proceso como al producto,
  4. el asesoramiento constante a los alumnos, prestando atención al significado de sus errores y con objeto de que cada uno, a su ritmo, logre mejorar el aprendizaje, ayudados por acuerdos o compromisos y con la creación de actividades opcionales y premios o insignias,
  5. la aceptación de los alumnos como evaluadores de su propio aprendizaje y del aprendizaje de sus compañeros; ofreciendo distintas herramientas, desde cuestionarios y rúbricas, hasta diarios de aprendizaje y porfolios, que les ayudan a evaluarse así mismo y asesorar con propiedad a sus compañeros de acuerdo a los criterios de evaluación,
  6. la comprensión de la nota final y obligatoria de los expedientes, como resultado de un proceso de evaluación activo, entendido como una herramienta más de aprendizaje, que integra la riqueza de todos estos elementos,
  7. la pautada y creciente autonomía que estas estrategias conceden al alumno para hacerlo cada vez más consciente y responsable en la evaluación de su propio aprendizaje y de su vida.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe pequeñas dosis de inspiración en tu correo.

Tu email*
¿Cuál es el rol que te describe mejor?*

La transformación de la cultura de la evaluación como punto de partida de la transformación educativa

La evaluación auténtica del aprendizaje es la herramienta que dirigen la escuela hacia una educación más personalizada y en comunidad. En el centro de toda experiencia de aprendizaje están el alumno y la evaluación, ambos configuran la identidad de la escuela del siglo XXI.

Proyectos y evaluación nos abren las puertas del potencial creativo dormido en cada alumno, inspirando y dirigiendo su inteligencia.

Unir el aprendizaje basado en proyectos con la evaluación auténtica es la mejor garantía para impulsar experiencias creativas que generen transformación tanto en nuestras escuelas, como en nuestros alumnos y nuestro propio entorno.

La evaluación como celebración del aprendizaje: las Escuelas Lumiar de Sao Paulo

SI TE HA GUSTADO ¡COMPARTE!
PÍLDORAS DE INSPIRACIÓN
Cómo repensar la escuela: la historia de Larramendi Ikastetxea
Cómo convertir la escuela en un motor del cambio social
El diario de aprendizaje como herramienta de coevaluación